UN GRANJERO EN EL AÑO 236 SE CONVIRTIÓ EN PAPA POR UNA CAGADA

HomeReportajes cortos

UN GRANJERO EN EL AÑO 236 SE CONVIRTIÓ EN PAPA POR UNA CAGADA

my-portfolio

Si eres de esas personas que muy a menudo se topa con aves cagonas que desde las alturas te defeca en la cabeza o en los hombros, no te preocupes, pod

CINCO PASOS PARA DECLARAR TU AMOR CON ÉXITO
ASOLEARSE PARA QUE NO TE DEN GANAS DE SUICIDARTE
PEPITO Y LOS RELOJES QUE NO MIENTEN

Si eres de esas personas que muy a menudo se topa con aves cagonas que desde las alturas te defeca en la cabeza o en los hombros, no te preocupes, podría tratarse de muy buen augurio según la religión católica y cristiana, en Horas Nalga te decimos porqué.

Así es, pisar un excremento o que te caiga encima uno está directamente asociado con tener buena suerte, pero ¿En realidad sabemos por qué se dice que trae ‘buena fortuna’?

Para descubrirlo, hay que remontarse a la elección del Papa Fabián en el año 236.

Al morirse el Papa Antero, la comunidad cristiana se reunió para la elección de su sucesor. Como es habitual había posturas opuestas y no existía un candidato claro.

Entre los presentes en la reunión se encontraba Fabián, un romano de origen noble que residía en una casa de campo a las afueras de la ciudad. Algunas crónicas lo señalan como granjero, aunque sería inconcebible que lo fuera y estuviera en dicha reunión en la que sólo se admitía la presencia de personajes influyentes e importantes de la sociedad romana que profesasen el cristianismo.

El 10 de enero del año 236 en plena discusión sobre quién debía ser el nuevo Papa de repente apareció una paloma que descendió y fue a posarse sobre la cabeza de Fabián, una vez ahí la paloma defecó encima de él y de inmediato pensaron que se trataba de una señal del espíritu santo.

Todos los presentes interpretaron aquel hecho como una intervención divina, una señal del Espíritu Santo, y decidieron que Fabián debía ser el sustituto de Antero. El aldeano que no era para nada religioso, fue convertido en ese mismo instante en sacerdote, en obispo, y finalmente, en Papa.

Esto fue señalado por la mayoría de presentes como la señal de la Divina Providencia que tanto habían estado esperando, siendo, según éstos, el Espíritu Santo quien escogió al nuevo pontífice tras haberse materializado en forma de paloma.

Así fue como decidieron que sería Papa, aunque al tratarse de un laico primero tuvieron que ordenarlo sacerdote y posteriormente nombrar a Fabián Obispo de Roma, algo que lo convertía de inmediato en el nuevo Papa.