CUANDO SE ESCUCHABA EN LA ESCUELA “PUTAZOS A LA SALIDA”

HomeTiempo Joven

CUANDO SE ESCUCHABA EN LA ESCUELA “PUTAZOS A LA SALIDA”

my-portfolio

POR: Omar Hernández Escuchar ese tipo de rumores era con mayor frecuencia en la secundaria, cuando se sabía que dos valientes de algún grupo se aga

ALERTAN POR CHOQUE ENTRE GALAXIAS EN DOS MIL MILLONES DE AÑOS; NO SE INFORMÓ SI SERÍA POR LA MAÑANA O EN LA NOCHE
EL HUEVO, EXCELENTE ALIMENTO, NUTRITIVO Y ECONÓMICO
LEER Y RESPONDER MENSAJES; ¡SIN ABRIR WHATSAPP!

POR: Omar Hernández

Escuchar ese tipo de rumores era con mayor frecuencia en la secundaria, cuando se sabía que dos valientes de algún grupo se agarrarían a trancazos, como de esas peleas callejeras, dónde los rivales solo tienen sus puños, patadas y los gritos de todos sus compañeros presenciando el momento y ¿porqué no? Hasta haciendo apuestas.

Entre gritos de ¡dale! ¡yo te hago esquina! ¡no te dejes carnal! los implicados arrojaban sus mochilas y se daban con todo; uno que otro puñetazo, patadas y hasta mordidas. Pero cuidado y las autoridades escolares se dieran cuenta porque ahí si habría pedo.

Entre la bolita de estudiantes que al calor de los trancazos se prendían, gritando, mentando madres o animando a su amigo, quien estuviera dándose con todo contra su rival, no faltaba aquel chismoso que se les había adelantado y le habían contado todo al prefecto para quien no era muy difícil averiguar donde eran ‘los madrazos’.

Cuidadito si alguien del grupito de alguno de los jóvenes ‘saltara’ porque era el momento de la pelea campal, donde era todos contra todos y si era el ‘pedo’ alguno de tus cuates, seguramente ya estuvieras apañando a uno de sus amigos tirándole madrazos o siendo tu la víctima de los puños adolescentes.

Y todo terminaba con un -¡jóvenes a la dirección!-, donde estaba la directora echando humo y en el peor de los casos los papás de los contrincantes, con su cara de vergüenza y echándo esa mirada de “vas a ver en la casa cabrón”, sabías que seguía… la madrina en tu casa pero patrocinada por el cinturón de tu mamá.