DEJA LA PANDEMIA RECUPERACIÓN DE LOS PREGONES

HomeEntretenimientoChistes

DEJA LA PANDEMIA RECUPERACIÓN DE LOS PREGONES

my-portfolio

*La falta de demanda hace salir a quienes ofrecen servicios y productos a la calle *La música de fondo en los antiguos pueblos eran las voces de lo

El lunes detiene el gobierno su actividad no prioritaria por COVID-19
MÚSICA PARA LA CUARENTENA, EL MUNDO RECORDARÁ AL MAESTRO BOWIE
México desorientado y confundido frente al Covid-19

*La falta de demanda hace salir a quienes ofrecen servicios y productos a la calle

*La música de fondo en los antiguos pueblos eran las voces de los pregoneros

Por Martín Takagui

El gas, la basura, el pan, son algunos de los productos y servicios que se ofrecen hasta las puertas de los hogares en las grandes ciudades y sus barrios, en las colonias y sus pueblos, pero que se anuncian con los gritos convertidos en notas musicales de las personas.

Todos ellos caminan con sus productos a cuestas, en bicicletas, triciclos y en carritos, hombres y mujeres que ofrecen flores, macetas o los que cambian artículos inservibles del hogar como planchas, licuadoras o sartenes agujerados, y ropa vieja por utensilios, adornos y artículos para el hogar.

Desde hace tres meses, con la llegada de la pandemia a México, la gente dejó de salir de sus casas, ya ni a la tienda de la esquina y tampoco al mercado quieren salir las personas.

Esto, al mismo tiempo, hizo que los comerciantes dejaran de salir a ofrecer sus productos, pero muchos otros perdieron su empleo y han buscado formas honestas de obtener dinero para sobrevivir, al lado de sus familias.

En la medida en que avanzaron los días de la cuarentena, el encierro en los hogares se volvió como un infierno, pero de igual forma, se transformaron los sonidos de la calle, aquellas camionetas que pasaban con la voz de la niña diciendo “se compran, colchones, tambores, refrigeradores o algo de fierro viejo que vendan” dejaron de hacerlo.

En su lugar, por las calles de la Ciudad de México comenzaron a aparecer sonidos con voces de hombres y mujeres que gritan “empanadas calientitas, hay de piña y de manzana”, otras que dice, “lleve sus bísquetes, recién salidos del horno. Yo se los recomiendo, son de a tres por cinco”.

Se trata de familias enteras que salen de sus casas por diferentes rumbos y colonias tratando de vender esos productos caseros cuya receta fue de la abuela y hoy son manjares para quienes se mantienen en el encierro por el Covid-19.

Hoy los pregoneros vuelven a las calles, en busca de clientes, anteriormente quienes gritaban en las calles, eran los vendedores tradicionales, como los cocoles de anís, las gorditas de nata, hoy hasta sanitizadores andan en la calle ganándose la vida.

A finales del siglo XIX y principios del XX, las frases de los pregoneros eran muy famosas e ingeniosas como las siguientes:

• Escoba, escobillón, para limpiar el piso del gran salón!

• Empanadas sabrosas para las benas mozas!

• Las doce han dado y sereno….

• Vendo velas y velones para alumbrar los salones.

• Agüita fresca del río!

Hoy con un garrafón y un aspersor sobre los hombros, jóvenes y hombres maduros caminan por la calle, ofreciendo un rocía de cloro rebajado con agua y algo de maestro limpio, para darle un poco de olor y dejar la prueba de que pasó por aquí y aplicó la solución preventiva del coronavirus.

La falta de oportunidades, el cierre de empresas, los despidos masivos que acarrea esta pandemia, esta emergencia sanitaria mundial, será generadora de nuevas ideas, de nuevos negocios y servicios que habrán de buscar los pesos y los centavos que aún permanezcan en los bolsillos de los habitantes de las colonias populares.

Hoy los pregoneros ofrecen productos como helados, nieves, fruta en cocteles, agua de garrafón y te la suben hasta tu casa, dulces y golosinas, pero además también han proliferado los marimberos callejeros, quienes cargando su vieja marimba llegan hasta mercados y centros de alta densidad poblacional, también en los edificios habitacionales, para ofrecer un poco de música tradicional y regional mexicana.

Quienes podemos permanecer y aguantar en nuestras casas podemos solidarizarnos con esas personas que arriesgando su vida salen en busca del sustento diario, probemos aquellas recetas de las abuelas que nos darán alimento y un poco de alimento.

Desde Horas Nalga les compartimos una melodía del Mariachi Vartas que relata la forma en que trabajan los pregoneros. No dejen de escuchar la melodía.